Las claves para ser un buen animador infantil

Las fiestas infantiles, generalmente, son guiadas por un experto en animaciones para chicos que será el encargado de dar ritmo a las actividades y de hacer que todos los invitados pasen un buen momento lleno de diversión y así puedan crear lindos recuerdos entre amigos.

Teniendo en cuenta que animar para un público jóven no es lo mismo que animar para un grupo de adultos, debemos saber que hay ciertas características claves que no pueden faltar en un animador infantil.

En primer lugar, debe ser una persona divertida, alegre, que no pierda el buen humor y que logre contagiar una sonrisa a todos los chicos mediante sus actividades, trucos o chistes. La energía positiva que este adulto tenga será muy importante para crear un lindo ambiente de festejo y que los chicos se sientan cómodos con él.

Por otro lado, el ingenio será un elemento importante que también deberá tener el animador ya que, su adaptabilidad para cambiar de juegos según lo que causen en el grupo será valiosa para no llegar a aburrir a nadie. Es decir, el animador deberá ser capaz de ver el estado de ánimo de los chicos, cambiar de actividad cuando sea necesario, poder hacer cosas para incluir a cada uno en el festejo y hacer que nadie se sienta afuera.

Para ello, será necesario que el animador esté al tanto de la edad de los chicos con los que va a trabajar, sepa sus gustos y preferencias básicas y tenga planeadas ciertas actividades para luego poder dar rienda suelta a la creatividad una vez que se encuentre en la animación y los conozca personalmente.

Otra idea interesante para un animador infantil es la de poder elegir a algunos chicos como sus ayudantes para hacerlos participar en mayor medida del cumpleaños. Podemos seleccionar a los más tímidos para que puedan desenvolverse ante el grupo o también a los más rebeldes para tenerlos ocupados durante la animación sin que hagan líos o molesten a sus compañeros.

Siempre que se trabaje de forma genuina los resultados serán buenos. El animador debe sentirse 100% a gusto con los chicos, ser espontáneo y disfrutar al igual que ellos para lograr un clima acorde al festejo y que todos los invitados se sientan a gusto con el.

En resumen, si se siguen estos simples pero muy importantes consejos, el animador infantil conseguirá el éxito buscado y hará felices a todos los presentes durante el festejo. Para un animador infantil no hay nada más gratificante que ver su trabajo reflejado en las sonrisas y carcajadas de los niños.