¿Cómo montar un Photobooth?

Con el uso de las redes sociales, la producción de material fotográfico y de video resulta cada vez más importante para los cumpleaños y festejos. Hace ya varios años en las fiestas de 15 y casamientos vemos los tan conocidos PhotoBooth que son el alma de la fiesta y hacen que los invitados hagan fila para entrar a estas tan divertidas cabinas de fotos.

Leila Animaciones comprende la importancia que los chicos les dan a las fotos en los cumpleaños y en su vida cotidiana por lo que vamos a darte algunas ideas para crear tu propio ambiente para una divertida sesión de fotos en el festejo que organices.

En primer lugar, vamos a tener que elegir un rincón de la casa o salón para dedicar exclusivamente a nuestro Photobooth. Recomendamos que la pared de fondo sea de cualquier color liso, preferiblemente blanca, y que esté delimitada por líneas para que los chicos entiendan los límites que entran en la foto.

En la pared se pueden pegar carteles indicando el nombre del o la cumpleañera o diferentes guirnaldas. Además, resultará clave llevar cotillón como máscaras, anteojos y sombreros que, junto con creativos carteles, los pondremos en un cajón para que los chicos lo agarren de ahí y, una vez que los terminan de utilizar, los devuelvan para que el resto de los invitados también pueda utilizarlos para sus fotos.

Los carteles para las fotografías los podemos crear en casa utilizando palitos de madera y frases impresas por computadora. Podemos escribir algunas como “Amiga de la cumpleañera”, “Yo de acá no me voy”, “¿Dónde está la torta?”, “La más linda de la fiesta”, y todas las que se nos ocurran. Además, también podemos imprimir las famosas “caritas de whatsapp” para que los chicos se saquen fotos con sus preferidas. Lo importante será sujetarlas correctamente al palito de madera con alguna cinta resistente para evitar que se caigan o rompan.

Otra de las divertidas ideas para un Photobooth radica en la creación de un “marco de fotos” de gran tamaño para que los chicos lo agarren, coloquen su cara en el medio y se saquen fotos. El mismo debe ser de cartón, pintado y diseñado a gusto.

Ya tenemos todo listo pero nos falta algo esencial: ¡el fotógrafo!. Cualquier hermano, primo, amigo o padre podrá asumir este rol y divertir a los chicos haciéndolos sentir modelos por un día. Lo único que necesitarán aparte de la cámara es un trípode para que todas las fotografías estén tomadas desde el mismo ángulo. Las fotos se podrán subir a las redes sociales una vez terminado el cumpleaños para que todos los chicos las vean y se etiqueten en las mismas.