Animaciones para preadolescentes

La preadolescencia está situada entre los 11 y 13 años y resulta una edad interesante para organizar fiestas como animaciones. Los gustos e intereses comienzan a cambiar entonces es hora de armar opciones diferentes a lo que veníamos haciendo ya que quienes definen los últimos detalles y aceptan cada propuesta de la fiesta son los chicos.

Uno de los temas más buscados por los preadolescentes es el “baile” con DJ incluído. Estos comienzan a ser los primeros acercamientos entre grupos de chicos y chicas por lo que generan mucha ansiedad y nervios entre los chicos. Para que el baile que organicemos sea un éxito se deberán tener en cuenta algunos ítems.

Entre ellos ubicamos en primer lugar a la música. Es vital contratar un DJ que esté actualizado y comprenda los gustos de los preadolescentes. Si bien le podemos pasar un listado de canciones que no pueden faltar en la fiesta, el cual servirá de guía, el DJ deberá tener experiencia y conocer de distintos géneros musicales. Además, deberá saber manejar los tiempos y ritmos del cumpleaños para generar el clima buscado en todo momento. Es decir, comenzar con temas más tranquilos a modo de recepción mientras llegan los invitados, ir subiendo la intensidad y el tono hasta alcanzar el momento clave de la fiesta donde las mejores canciones están sonando y lograr redondear la fiesta con temas más tranquilos al final.

Otro de los ítems clave son las luces que lograrán ambientar el salón o casa en donde hagamos la fiesta. Generalmente, el DJ es el encargado de llevarlas junto con su música pero conviene verificar su disponibilidad. Las luces serán las encargadas de delimitar la pista de baile y lograrán dar un toque más interesante al cumpleaños acompañando, al mismo tiempo, al ritmo de la música.

Por otro lado, la comida y bebida serán un elemento importante a la hora de la fiesta preadolescente. El hecho de que sus gustos estén cambiando no significa que la comida sea menos importante sino que, será al revés. Cuantas más opciones les presentemos, mejor. Es interesante salirnos del clásico menú de eventos infantiles que incluye hamburguesas, pizzas y panchos para dar lugar a otras comidas más elaboradas. Entre ellas podemos pensar en sándwiches de carne, mini tartas, bruschettas, crepes salados y dulces, tacos o fajitas y tiras de pollo rebozadas junto con distintas salsas para servirse como la honey mustard, la barbacoa y la salsa de tomate.

Todo esto, sumado a la energía preadolescente que inundará el lugar, a la buena predisposición y ganas de divertirse de todos los invitados, logrará crear una fiesta divertida a puro ritmo y disfrute. Lo único importante será tener en claro lo que buscamos y la música que queremos bailar para así poder dejar todo en manos del DJ, relajarnos y disfrutar la fiesta.