Acompañá a tu hijo en una jornada solidaria

Jornada solidaria con chicos

Somos una gran mayoría los que nos quejamos de que no tenemos lugar para guardar cosas en nuestras casas, despotricamos con todo lo que tienen nuestros hijos sin usar  y, sin embargo, no hacemos nada al respecto. Por este motivo, Leila Animaciones propone organizar un día de limpieza junto a nuestros hijos para, además de enseñarles a desprenderse de algunas cosas materiales que ya han quedado en el olvido, enseñarles el valor de la solidaridad y lo feliz que harían ciertas cosas que nosotros ya no usamos a otros chicos o adultos.

Ayudar a individuos en situación de calle o que viven en malas condiciones es algo que no requiere de mucho tiempo sino que requiere de organización y buena predisposición. Un sábado, domingo por la tarde o algún momento que tengamos libre durante la semana puede ser un gran momento para empezar. Podemos proponernos sacar todo lo que tengamos guardado hace ya mucho tiempo y buscarle un mejor destino. Ya sea ropa, juguetes, ropa de cama, muebles o artefactos le sacarán una sonrisa a quienes lo necesiten.

En primer lugar debemos trabajar en conjunto para decidir entre todos los miembros de la familia si están de acuerdo con desprenderse de distintos elementos. Puede que al principio sea complicado pero debemos inculcar a nuestros chicos que, las cosas materiales, son un reflejo de nuestros sentimientos y emociones y aunque ciertas veces algunos elementos puedan darnos nostalgia, no nos borrarán los recuerdos que construimos con ellos.

En segundo lugar debemos ordenar las cosas en bolsas y cajas de cartón, la opción más práctica. Debemos dividir correctamente el contenido que va en cada una, detallarlo con marcador indeleble en el exterior y agruparlo por género para que la repartida sea más sencilla.

Y por último, además de seleccionar, sacar y poner en cajas, debemos pensar qué queremos hacer con todo lo que estamos por sacar. Para ello hay distintas opciones dependiendo de nuestra disponibilidad horaria y ganas. Lo más sencillo, muchas veces, es ofrecer el contenido de las cajas a gente con necesidad que veamos que pasa por la calle o pidiendo. Podemos avisarles que vamos a sacar algunas cosas para que se acerquen o, podemos acercárselas nosotros. Durante el invierno, ayudar a la gente carenciada con mantas en desuso o abrigos viejos es lo más importante ya que los estaríamos ayudando a cubrir una necesidad básica. Es por esto que, en caso de tener más de una cosa para donar, dividamos lo que le damos a la gente así muchos pueden acceder a un abrigo.

Otra opción es llamar al Ejército de Salvación para que venga a buscar las cajas directamente por nuestra casa y las destine a los lugares que considera necesario o llevarlas a algún centro u hogar que reciba donaciones ya sea para repartir en toda la provincia de Buenos Aires o para distribuir a lo largo del país.

Hacer una limpieza solidaria en casa lleva tiempo y energía pero, si lo hacemos en familia, lograremos compartir muchos recuerdos y risas que surjan de los elementos que vamos viendo y que hace mucho teníamos guardados.